jueves, 1 de abril de 2010

RECUERDOS DE OTRAS VIDAS

¿Quién no ha sentido alguna vez la sensación de que una música le evoca experiencias que jamás ha tenido, que nunca ha vivido? ¿Quién no ha visto penetrar por su ventana el sol de un crepúsculo que jamás ha existido?

Quizá se trate de nuestros sueños, que nos visitan: de los que provienen del inconsciente o de los que se forjan en el ámbito de las utopías: los anhelos que nuestra errante fantasía una vez convirtió en imágenes mentales; quizás ahora nuestra memoria nos traiciona, reconstruidos a nuestro antojo.

Cada instante eterno que constituye el día a día... el paraíso de una comida compartida con mi pareja, que se convierte en manjar sólo por ella, sólo por su presencia... el paisaje multicolor que adquiere matices de arte gracias a la suavidad de una mano que estrecha la mía... quizás sean solamente recuerdos de otras vidas: pasadas y mías o ajenas y sólo intuidas; quizás reencarnaciones instantáneas sin cuerpo ni tiempo, una comunicación de espíritus perdidos en este universo caótico... como en una tragedia griega...

Quizá sólo somos palos de algún dios ciego, que nos permite traer lo infinito desde lo ínfimo: acariciar almas afines, ser sublimes.


6 comentarios:

  1. Quizás se trate de deseos de pequeñeces que nos hacen soñar...¡y benditos deseos!

    Besos, salud y letras.

    ResponderEliminar
  2. ¿Qué seríamos sin sueños? "El ser humano es un dios cuando sueña y un mendigo cuando reflexiona", decía Hölderlin...

    ResponderEliminar
  3. Pues no le faltaba razón a ese señor... ;)

    ResponderEliminar
  4. Hace poco escribí esto:

    EL TRINITARIO CICLO DE LA MAGIA:

    1º Se engendra el pensamiento de que la vida real es sólo un sueño y que está en nuestra mente, y al ser conscientes de que podemos cambiar la realidad con la mente, hacemos que cambie, como por arte de magia. Este es el padre.

    2º El primer pensamiento es una falacia, pero al soñar actuamos de acuerdo a nuestras normas de la realidad, por tanto si hemos pensado y creído que la realidad es la primera premisa, entonces aplicaremos esta misma norma a nuestros sueños, como resultado tendremos acceso completo a nuestro subconsciente y al inconsciente. Esta es la madre.

    3º Al habernos unido a nuestro inconsciente la primera premisa se hace verdadera, ya que siendo uno solo y no dividido no podremos más que satisfacer nuestros deseos sin autosabotajes y la vida se convierte en nuestro propio sueño hecho realidad. Este es el hijo.

    ResponderEliminar
  5. Gracias por tu aportación, le dedicaré el tiempo que requiere... y la maridaré también con Jodorowsky y su psicomagia, para ver qué saco de provecho de todo ello.

    ResponderEliminar