martes, 8 de marzo de 2011

DECLARACIÓN DE LAS TRES MUJERES DE ARENA

No hagas caso a quien te diga que sólo somos viejas fotografías, que no podemos hablar porque estamos ancladas en películas de blanco y negro. Te llamamos desde lo oculto en el tiempo y en los discursos; si tú no eres capaz de oírnos es porque tu idioma es imperfecto, porque te han educado en otro universo que nos niega y nos aprisiona.
Una de nosotras es la mujer que tú deberías haber sido, la mujer que te niegas llevar muy dentro por lo que dejarla libre significaría. Es la sangre púrpura que corre por las venas imposibles de tu lejanía: la prisión de tu verdad. Mujer atrapada, mujer oculta: púrpura.
Otra es la mujer ideal, a la que aspira cualquier sociedad justa: la mujer que nunca llega porque las circunstancias no le dejan, no por demasiado perfecta. Es la mujer violeta, la mujer utopía. Mujer tendencia, mujer horizonte: malva.
La última de nosotras es la mujer inspiradora, que no se deja ver, pero no porque tenga miedo: es la mujer que hay en todo... en la Tierra, en el Alma, en la Noche, en el Misterio de mil fiestas y en el Objeto más imprevisto. La esencia femenina que inspira todo cuanto existe: la mujer lila. Mujer disfrazada, mujer impregnando: lila.
Nosotras tres -Púrpura, Malva y Lila- hoy:
Declaramos el imperio de lo sensible y el destierro del resentimiento: no hay fronteras ni límites para dar rienda suelta al corazón. Quien pretende repensarlo, lo encarcela y manipula... tergiversa su noble raíz.
Nos declaramos renegando de toda violencia y sembramos otro mundo bajo la cáscara podrida del que nos rodea; los entresijos del desierto cruel albergan el germen mutante de un espejo llamado Historia. Algún día la Humanidad se arrepentirá de mirarse en él.
Y declaramos por fin estar liberadas de toda belleza, hasta que vuestros ojos sean capaces de irisarse con nuestras tonalidades; no queremos la cárcel de los cánones ni la esclavitud de la moda. Declaramos sin más la inexistencia de la belleza.

3 comentarios:

  1. Buenísimo. Gracias por dejarme sin palabras otra vez.

    ResponderEliminar
  2. El paisaje se ilumina con vuestros ojos, fuera del descubrimiento cotidiano... todo es oscuridad.

    ResponderEliminar